Conoce los Plaguicidas COP

 

Los plaguicidas clasificados como Contaminantes Orgánicos Persistentes (COP), son plaguicidas altamente peligrosos que han sido prohibidos o restringidos debido a que pueden provocar daños irreversibles en la salud humana y el medio ambiente.

La mayoría de los plaguicidas organoclorados están prohibidos en el país y debido a sus características de persistencia y movilidad en el ambiente, son considerados como Contaminantes Orgánicos Persistentes por el Convenio de Estocolmo (adoptado por México el 23 de mayo de 2001 y ratificado el 10 de febrero de 2003). Además, estos plaguicidas se encuentran en los Listados 3 y 4 de la NOM-052-SEMARNAT-2005 que establece las características, el procedimiento de identificación, clasificación y los listados de los residuos peligrosos.

A la fecha, el Convenio de Estocolmo señala 17 plaguicidas clasificados como COP, de los cuales 15 se encuentran listados en la categoría de eliminación (se deben tomar medidas para eliminar su producción y uso):

  • Aldrin
  • Clordano
  • Clordecona
  • Dieldrín
  • Endrín
  • Heptacloro
  • Hexaclorobenceno (HCB)
  • Lindano
  • Alfa- hexaclorociclohexano
  • Beta-hexaclorociclohexano
  • Pentaclorobenceno
  • Pentaclorofenol (sales y ésteres)
  • Mirex
  • Endosulfán e isómeros
  • Toxafeno

 

 

Los otros dos, se encuentran en la categoría de restricción (se deben tomar medidas para restringir su producción y uso, sujeto a excepciones específicas):

 

· DDT

· Sulfonato de perfluorooctano

 

Los plaguicidas se emplean para el control de vectores de enfermedades humanas, animales, y plagas que afectan a los cultivos. Sus residuos son considerados peligrosos en razón de su toxicidad por la Ley General para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos y su Reglamento (LGPGIR), que define a los residuos peligrosos como “aquellos que posean alguna de las características de corrosividad, reactividad, explosividad, toxicidad, inflamabilidad, o que contengan agentes infecciosos que les confieran peligrosidad, así como envases, recipientes, embalajes y suelos que hayan sido contaminados cuando se transfieran a otro sitio” (Artículo 5, fracción XXXII).

En específico, los plaguicidas organoclorados contienen átomos de carbono y cloro unidos, son productos químicos muy tóxicos, que no se degradan fácilmente y que pueden permanecer en el medio ambiente durante mucho tiempo. Además, pueden evaporarse en climas cálidos, viajar a través de la atmósfera y establecerse en ambientes más fríos. Cuando son consumidos por un organismo, aumentan su concentración en los tejidos grasos, a una velocidad mayor que la capacidad del organismo para eliminarlo (bioacumulación). Los niveles más altos de organoclorados se encuentran en seres humanos, aves y mamíferos marinos (biomagnificación).

Es preciso llevar a cabo todas las prácticas de manejo adecuadas de plaguicidas durante su uso:

  1. Revisar que el equipo de aplicación esté calibrado y no tenga fugas.
  2. Leer las instrucciones de dosificación y aplicación.
  3. Utilizar el equipo de protección personal necesario (sombrero, careta, mascarilla, overol, guantes y botas).
  4. Aplicar el producto de manera escalonada y a favor del viento
  5. Conocer la duración del intervalo de entrada restringida a las áreas tratadas
  6. Conocer el periodo o intervalo de pre-cosecha
  7. Seguir las indicaciones de la etiqueta, en caso de emergencia o intoxicación.

Con respecto al transporte y almacenaje, es necesario considerar que el transporte nunca debe realizarse junto a personas, animales, alimentos para humanos o animales, ya que son sustancias muy tóxicas y pueden derramarse. Los plaguicidas deberán almacenarse en lugares adecuados, exclusivos, alejados de cuerpos de agua, viviendas, hospitales, escuelas, tiendas, mercados de alimentos, oficinas; así como ser señalizados y manejados correctamente.

Los plaguicidas nunca deben verterse al drenaje, ni los envases deben ser arrojados al bote con otros residuos, mezclados con otro tipo de residuos o enterrados. Es importante tomar en cuenta que los plaguicidas y los envases que contengan restos de estos, son residuos peligrosos. Para disponerlos adecuadamente, es necesario aplicar el triple lavado, perforarlos y colocarlos en bolsas de plástico transparentes y resistentes; y depositarlos en el centro de acopio temporal más cercano, el cual puede ser consultado en www.campolimpio.org.mx

El uso de plaguicidas Contaminantes Orgánicos Persistentes, representa un grave riesgo a la salud humana y al medio ambiente. El Proyecto ResiduosCOP trabaja en la ubicación de existencias remanentes de estas sustancias, y en la identificación de la alternativa ambientalmente adecuada para llevar a cabo su eliminación.

Para mayor información:

  • Sobre la lista de Contaminantes Orgánicos Persistentes en la Convención de Estocolmo.

http://chm.pops.int/TheConvention/ThePOPs/AllPOPs/tabid/2509/Default.aspx

  • Guías técnicas sobre el manejo adecuado de los COPS.

http://www.basel.int/Implementation/Publications/LatestTechnicalGuidelines/tabid/5875/Default.aspx#

 

Scroll Up