México y China intercambian experiencias sobre manejo de residuos electrónicos y eléctricos, gracias al apoyo del PNUD

En el marco del Convenio de Estocolmo, el gobierno de México y el gobierno de China, acompañados por el PNUD, intercambiaron experiencias para evitar la liberación de sustancias contaminantes durante los procesos de aprovechamiento de materiales.

Guadalajara, Jalisco (25/Agosto/2017). – Con el apoyo del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en México, representantes de los gobiernos de México y China se reunieron en la ciudad de Guadalajara, Jalisco para intercambiar experiencias y lecciones aprendidas sobre la implementación de políticas públicas, así como de la aplicación de tecnologías de procesamientos para el manejo ambientalmente adecuado residuos electrónicos y eléctricos (RAEE).

La reunión, organizada como parte de una misión de estudio del gobierno de China para intercambiar experiencias en Estados Unidos y México, busca fortalecer la coordinación en la inspección y vigilancia de importación y exportación de residuos para prevenir el tráfico ilícito. También, intercambiar experiencias técnicas para reducir emisiones de Contaminantes Orgánicos Persistentes (COP) en los procesos de reciclaje de los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE), así como implementar acciones que promuevan el manejo formal de residuos, minimizando así prácticas informales e inadecuadas que generan emisiones de COP, impactos en el medio ambiente y la salud pública.

Este encuentro se desarrolla en el marco del proyecto “Manejo Ambientalmente Adecuado de Residuos con Contaminantes Orgánicos Persistentes en México (ResiduosCOP)”, implementado por el PNUD y ejecutado por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) y la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) a partir del cofinanciamiento del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (GEF, por sus siglas en inglés).

En el acto de arranque de la reunión, que contó con la participación de la SEMARNAT, la Secretaria de Medio Ambiente y Recursos Naturales Desarrollo Territorial de Jalisco (SEMADET) y la Oficina de Cooperación Económica Internacional (FECO) y el Ministerio de Protección al Ambiente (MEP) de China, la titular de SEMADET, Biol. María Magdalena Ruiz Mejía, mencionó la importancia de la presencia de la industria manufacturera de aparatos eléctrico y electrónicos, así como de la industria de recicladores en el estado y señaló la importancia de fortalecer a estos sectores para promover un manejo ambientalmente adecuado. Añadió también que una colaboración futura con el gobierno de México, así como con el Gobierno de China serán vitales para el cumplimiento de objetivos comunes.

Durante las intervenciones, el representante de SEMARNAT, Ing. Jesús López Olvera, reiteró la importancia de profundizar en el intercambio de experiencias ante un reto global y el seguimiento a esfuerzos conjuntos sobre todo en materia de comercio y traslado de productos electrónicos.

Por su parte, el Director del área de Desarrollo Sustentable del PNUD en México, Edgar Gonzalez, señaló que la colaboración entre los proyectos permitirá potenciar sinergias e impulsar la cooperación Sur-Sur, con el fin contribuir al cumplimiento de compromisos ambientales internacionales, a la vez que promueve un desarrollo económico seguro, incluyente y ambientalmente responsable.

Con el fin de visualizar los procesos y tecnologías empleadas en el desmantelamiento de residuos electrónicos en México, autoridades chinas y mexicanas visitaron una planta donde pudieron observar la capacidad instalada, las tecnologías, los residuos tratados, los procesos integrales, y las actividades de acopio, transporte y comercio.

El objetivo del proyecto ResiduosCOP es minimizar los impactos negativos a la salud y al medio ambiente, a través de operaciones de manejo ambientalmente adecuadas de químicos y de la reducción de emisiones de Contaminantes Orgánicos Persistentes (COP), así como la exposición a COP provenientes de residuos electrónicos y plaguicidas en México.

En mayo de 2001 se firmó el Convenio de Estocolmo sobre COP con el propósito de eliminar o restringir la producción y el uso de los COP fabricados intencionalmente y entró en vigor en 2004. Este acuerdo fue impulsado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y actualmente 181 países forman parte de él, entre ellos México.

Actualmente, 28 sustancias químicas están sujetas al Convenio de Estocolmo, entre las que se encuentran los retardantes de flama halogenados que son utilizados para evitar riesgos de ignición; es decir, disminuir el tiempo de propagación del fuego de aparatos electrónicos y eléctricos.

Los contaminantes orgánicos persistentes (COP) son sustancias químicas altamente tóxicas, que pueden durar en el ambiente muchos años antes de degradarse, acumulándose en el tejido graso de los seres vivos. Son movibles, lo que significa que pueden viajar grandes distancias por el aire y el agua, causando impactos a nivel local, regional y global.

Scroll Up